Rocambolesc aterriza en Estados Unidos

 

La famosa heladería de Jordi Roca y Alejandra Rivas desembarca en Houston después de su éxito en España.

Te contamos todos sus secretos.

Tal vez no ubiques por su nombre estas famosas heladerías, pero si las acompañamos de su sello, el de la familia Roca, puede que reconozcas a una de las propuestas de la alta cocina que más éxito han tenido entre el público global. De hecho, están presentes en Girona, Barcelona y Madrid. Pero, lejos de tener techo, su progresión las ha llevado este año a cruzar al otro lado del charco. 

Hoy en este nuevo artículo de Pan Comido, vamos a hablarte de Recambolesc de Jordi Roca y Alejandra Rivas. Te explicaremos cómo han desembarcado en Estados Unidos y sus planes futuros. ¡No te lo pierdas!

 

El mundo de fantasía de Rocambolesc

 

Si tuviéramos que definir Rocambolesc con una palabra, esta sería magia. Es precisamente eso lo que nos encontramos desde el momento en el que cruzamos sus puertas. Su labor de branding está a la altura de los grandes estudios a nivel mundial, puesto que nos plantean una experiencia inmersiva desde el minuto uno. 

Es una propuesta sin parangón que combina todo el saber hacer de la familia Roca con conceptos fantásticos inspirados en la novela “Charlie y la fábrica de chocolate”. En ese sentido, sigue la estela de todo cuanto tocan este equipo de chefs, donde el arte y la innovación tienen un gran peso en sus propuestas. En este caso, Jordi Roca y Alejandra Rivas, los mismos que crearon el universo dulce de El Celler de Can Roca, tratan de trasladar en la heladería esa esencia.

Será difícil no salir de allí sin darnos un capricho ya que, no solo a la vista, sino por supuesto, también al paladar, todo se vuelve irresistible. Hablamos claro, de los colores, decoración y puesta en escena. Podemos encontrar desde la mano del mismísimo Jamie Lannister convertida en sorbete, hasta un helado con forma de nariz o de teléfono móvil. Pero va mucho más allá de una simple heladería, ya que también hay espacio para bombones, chocolates o pastelería. Todo lo que encontramos en Rocambolesc es diferente y sin duda, es una experiencia que no nos debemos perder.

Desde El Celler hasta Houston

 

El camino desde los orígenes de El Celler hasta su abrumador prestigio que ostentan a día de hoy, no ha sido fácil.

Pero, tal ha sido el éxito de Rocambolesc que su progresión ha abierto un camino repleto de posibilidades de expansión y el pasado mes de abril han inaugurado una nueva sede en  Estados Unidos, doce años después de la apertura de su primer establecimiento. Para más señas, se sitúa en el elegante Uptown Bulevard, un centro comercial al aire libre situado en Houston, Texas.  

Según declaraciones de los propios Roca a El País, el plan de internalización no se va a detener en esa estación, ya que su aventura americana no ha hecho más que empezar, y tras Houston seguirán nuevas localizaciones de sus proyectos en otros estados.

Señalan, además, que están muy contentos por la acogida que han tenido ante el exigente público estadounidense que ya copa sus mesas día tras día. Y sin duda, con una motivación así, es normal que a pesar del duro trabajo quieran seguir mostrando su trabajo a muchas más personas.

Comprometidos con la integración social

Pero, si llamativa es la vertiente culinaria de Rocambolesc, todavía lo es más la iniciativa social que ha abanderado su proyecto en el nuevo continente y que ayuda, y mucho, a la comunidad local. Y es que su plantilla está compuesta por trabajadores que sufren algún tipo de afección mental, como autismo, la dislexia o la hiperactividad por señalar algunas. 

La misión que se plantean desde la factoría Roca, más allá de la de satisfacer el paladar de sus clientes, es convertirse en una herramienta para incentivar la integración laboral de un colectivo con grandes dificultades a la hora de obtener un puesto de trabajo. ¿Y qué mejor manera que hacerlo de la mano de los Roca? De este modo pretenden también crear conciencia social y formar empleados con diferencias neurológicas. 

En resumen, Rocambolesc es un proyecto mucho más que interesante que no deja de acumular reconocimientos, convirtiéndose, además, en un modelo muy interesante para redibujar nuestras propias propuestas empresariales. 

Desde el punto de vista del marketing nos demuestra una vez más que, aunque no va a cocinar por nosotros, juega un papel muy importante en la experiencia del cliente.

Como sabes, en Pan Comido somos expertos en el marketing para proyectos del sector gastronómico y estaremos encantados de ayudarte.

Artículos relacionados

Artículos relacionados

Suscríbete

ahora

Suscríbete al Magazine de Pan Comido para estar al tanto de toooodooo lo que se mueve en el sector.

Suscríbete

ahora

Suscríbete al Magazine de Pan Comido para estar al tanto de toooodooo lo que se mueve en el sector.

Suscríbete a
Pan Comido Magazine