Cómo Del Poble se convirtió en la pizzería de los valencianos

 

La pizzería Del Poble se ha posicionado entre los valencianos gracias a la apuesta por el ámbito rural y el marketing de cercanía.

¿A quién no le gusta la pizza? Eso debieron pensar Isabel y Rubén cuando allá por 2015 se plantearon abrir su propia pizzería. Tal vez la conozcas, se llama Del Poble y hoy en día se ha convertido en una cadena de restaurantes que ha calado en su lugar de origen, Valencia.  En este nuevo artículo de Pan Comido vamos a contarte el secreto de su éxito.

 

La cercanía como motor de marketing

La globalización y el auge de las grandes urbes han traído consigo muchas cosas positivas, pero otras que no lo son tanto. Entre ellas, la generación de zonas aisladas en las que no se suele reparar en términos empresariales. Según declararon los fundadores de Del Poble al diario Valencia Plaza, cuando regresaron a casa tras una temporada trabajando en el extranjero, no encontraban ninguna pizzería en su lugar de residencia, el Real de Gandía (con una población de tres mil habitantes), ni tampoco alguna que ofreciera servicio a domicilio en los alrededores. Y ahí comenzó la magia. 

El reto era doble, por un lado, implantar su marca en el ámbito rural y por otro diferenciarse del sobrecargado mundo de la gastronomía italiana. Pero la oportunidad también lo era.

La respuesta la encontraron en su entorno: generar una imagen de negocio de pueblo, apostando por la defensa de lo autóctono, con la calidad de los productos de cercanía y que diera servicio a las pequeñas localidades. De este modo comenzaron con algunas sedes en poblaciones de la comarca de la Safor, hasta llegar en 2022 a tener cerca de una veintena de emplazamientos en su región y en Madrid.

  

Pizzería Del Poble, Valencia (foto de su web)
Pizzería Del Poble, Valencia (foto de su web)

La esencia del pueblo en una marca

 

El concepto de cercanía viste a Del Poble de arriba abajo y es una de las claves de su éxito.  Desde la nomenclatura de sus productos (esmorzaret, la bonica o la carxofeta), su eslogan (la pizza de carácter valenciano), la decoración de los locales y los guiños en el packaging, hacen referencia a la cultura valenciana y mediterránea. Cualquier persona que haya tenido la suerte de pasar alguna temporada en pueblos de la zona, a buen seguro reconocerá su esencia en el branding de este proyecto.  Y esta es la base de su marketing. 

La apuesta fue todo un acierto, ya que por una parte ha conseguido una muy buena acogida por los clientes de la Comunidad Valenciana, que lo reciben con el cariño al producto de la tierra y por otro, ha logrado calar en Madrid, gracias a su diferenciación del concepto habitual de pizzería, con ingredientes sanos, sostenibles y nacionales.

Un proyecto incubado en Lanzadera de Juan Roig

 

A pesar de que Del Poble era una realidad cuando llegaron a la prestigiosa incubadora de empresas del padre de Mercadona, Lanzadera, Isabel y Rubén afirman que dicha experiencia fue un antes y un después. 

Ellos transmiten que uno de los puntos de inflexión fue la posibilidad de crear sinergias y networking con otros startups. Sea como sea, Del Poble es un ejemplo de que el marketing de un negocio no tiene por qué estar supeditado a las grandes tendencias o ciudades. Muchas veces, lo más efectivo lo llevamos dentro desde nuestros orígenes.

Si quieres indagar más sobre algunas otras marcas gastronómicas, te invitamos a leer el artículo del Bar Trikini donde analizamos su concepto de marca.

Artículos relacionados

Artículos relacionados

Suscríbete

ahora

Suscríbete al Magazine de Pan Comido para estar al tanto de toooodooo lo que se mueve en el sector.

Suscríbete

ahora

Suscríbete al Magazine de Pan Comido para estar al tanto de toooodooo lo que se mueve en el sector.

Suscríbete a
Pan Comido Magazine