Por qué Dani García es el rey del packaging (y otras maniobras estratégicas de marca)

 

Analizamos la propuesta del rey del packaging, Dani García y su colaboración con Rubius, Vegetta y Willyrex como acción de cobranding.

Tal vez el maravilloso mundo de las cajas y los envases haya pasado como un rayo por tu negocio y no te hayas percatado de la importancia que tiene. Si es tu caso, no te preocupes, hoy en el magazine de Pan Comido vamos a tratar este tema.

The Gaming Family

 

A lo largo de la historia del marketing gastronómico este aspecto ha ido cobrando importancia de manera exponencial. Si no te lo crees, te invitamos a que recuerdes los momentos de tu niñez o los de tus hijos y vuelvas a la vista a McDonald’s.

¿Recuerdas qué elemento, además del regalo, llamaba la atención de los más pequeños al comer allí? ¡Bingo, las cajas de los Happy Meals!

Estas eran un complemento perfecto para ellos, atraían su atención y la de los padres. Todo, por supuesto, acompañado de un aumento en las ventas. Un ejemplo excepcional de marketing de guerrilla, en el que la marca americana aprovechó algo necesario en su negocio, una caja de cartón, para destacarse de la competencia. 

Hoy en día, con el impacto descontrolado del delivery, este aspecto cobra todavía mucha más importancia. No podemos negarlo, la imagen vende tanto o más que el producto en sí.

Si eres habitual de este mundo, a buen seguro el nombre de Dani García no te será indiferente. Hablamos de uno de los restauradores más prestigiosos del panorama nacional, galardonado, entre otras muchas menciones, con tres Estrellas Michelín.  Sin embargo, hoy no vamos a hacerle protagonista por ello, sino por su manera de presentar sus recetas cuando de envíos a domicilio se trata y cómo ha logrado con ello generar un enorme impacto en la comunidad digital.

Por ello, si quieres conocer todos sus secretos y aplicarlos a tu proyecto, no te pierdas este artículo. ¡Vamos a por ello!

Convertir lo habitual en diferencial

 

Para comenzar el análisis del packaging de Dani García, vamos a focalizarnos en sus populares restaurantes “La Gran Familia Mediterránea”, presentes en ciudades como Sevilla, Valencia, Madrid o Barcelona. No ponemos en tela de juicio la calidad de sus recetas, pero cuando hablamos de este tipo de establecimientos, esta no se negocia, y a buen seguro acertaremos en la elección con los ojos cerrados. Entonces, ¿cómo hacer para levantar la mano entre la competida oferta de los restaurantes low-cost de grandes chefs?

Tal vez eso mismo se preguntó su equipo de marketing y hallaron la respuesta en la imagen de marca. Para romper el techo de cristal de su target habitual y acercarse a un público más joven, se planteó la viralidad como caballo de batalla para conseguirlo.

Teniendo en cuenta la dependencia digital de los perfiles millenial y generación Z, entendieron que existía una oportunidad evidente de generar un mayor impacto con ese factor. 

Cada pedido que llegara a un domicilio, ya fuera para consumo individual, en pareja o amigos, tenía que seguir un mismo camino: las redes sociales. No te olvides de este aspecto, hoy en día ese segmento social (entre veinte y cuarenta años) fotografía y graba cualquier cosa que llame su atención, en busca de reconocimiento entre los seguidores de sus cuentas personales. 

Por ello, gracias a un concienzudo proceso de diseño, el grupo Dani García puso en el mercado un packaging sin parangón, elaborado con originalidad, buen gusto y muchas dosis de buen humor. De este modo, cada frase, dibujo o modelado, acaba siendo compartido por miles de usuarios, ya sean clientes habituales o potenciales.

Foto de la cuenta de Instagram de La Gran Familia Mediterránea


No se vayan todavía, aún hay más: el poder del cobranding

 

Pero esto no acaba aquí, porque, por supuesto, la fuerza de este tipo de acciones de marketing responde a la casi infalible campana de Gauss, donde tras alcanzar el punto de máximo impacto, este va descendiendo hasta caer en la normalidad, salvo que algún factor la altere. Y, por supuesto, han encontrado ese factor.

Atendiendo a las costumbres de su público objetivo, se puso el foco en un ámbito que arrastra multitud de seguidores en ese segmento de edad. Hablamos del movimiento gaming y streaming que, en los últimos años, ha aparecido con mucha fuerza en plataformas como YouTube y Twitch. 

En esta nueva rama del marketing, la selección natural de los influencers (tan denostados tras su masificación), ha propiciado menos figuras, pero con un engagement mucho más grande que en la generación anterior. De este modo, Dani García ha decidido vincularlos a su marca, creando una relación de beneficio mutuo (cobranding), con la excusa del mundo del videojuego como base.

Foto de la cuenta de Instagram de la Gran Familia Mediterránea
Foto de la cuenta de Instagram de la Gran Familia Mediterránea

No solo se trata de una mera colaboración en la que los nombres propios  hagan el trabajo. Es toda una estrategia de la marca, que ha colocado la esencia de dichos influencers en primera plana. Así, los mensajes comerciales de los restaurantes recogen slogans como “De la consola al plato” o “The gaming family”, grafismos al más puro estilo de los videojuegos de los años noventa y, por supuesto, referencias a estos líderes del streaming.

Los seleccionados fueron Rubius, Vegetta y Willyrex que, aunque inicialmente pudiera parecer arriesgado, a la postre ha demostrado ser una brutal maniobra comercial para calar en la audiencia. Tanto es así, que las existencias de los packaging se agotaron casi de inmediato, teniendo peticiones incluso de ciudades donde no se encuentran sus restaurantes.

Cabe, por tanto, no solo destacar la apuesta (de nuevo) por el propio packaging como acción viralizadora en canales sociales, sino el poder llegar a focalizarse en la corriente gaming y streaming para alcanzar al target deseado con esta acción.

Por tanto, no, no negamos que las hamburguesas, perritos calientes o mochis que nos presenta La Gran Familia Mediterránea estén a la altura de su prestigio, pero sin duda, esta propuesta nos demuestra que el marketing y las acciones de cobranding bien jugadas y estratégicamente planteadas, hoy más que nunca, juega un papel determinante.

Si logramos diferenciarnos de la competencia y generar viralidad, puede que no superemos al resto en la calidad del producto (o sí), pero sin duda nos mostraremos. Y, ya sabes, lo que no se conoce es como si no existiera. 

Si te has quedado con ganas de más análisis como este, te recomendamos echar un vistazo al análisis de concepto que hicimos de Bar Trikini en Barcelona 😉 

Artículos relacionados

Artículos relacionados

Suscríbete

ahora

Suscríbete al Magazine de Pan Comido para estar al tanto de toooodooo lo que se mueve en el sector.

Suscríbete

ahora

Suscríbete al Magazine de Pan Comido para estar al tanto de toooodooo lo que se mueve en el sector.

Suscríbete a
Pan Comido Magazine